Empieza por el principio

Te propongo empezar por el principio, por tus primeras frases en alemán.

Pero no te propongo que aprendas o reaprendas el alemán como si fueras un niño (ein Kind, para entendernos). Y sí, quizá necesites “reaprender” el alemán. Pero tranquilo, tranquila, no se trata de aburrirte “estudiando” lo que ya sabes o lo que ya aprendiste. Más bien se trata de “cambiar el chip”.

Ich heiße Marga, und wie heißt du?

Seguro que por poco alemán que lleves estudiando, esto ya te suena.

La mejor traducción es: Me llamo Marga, y tú, ¿cómo te llamas? Si aún recuerdas algo de gramática, o sabes gramática, te darás cuenta de que la estructura en la frase alemana y en la española no es la misma. En alemán, el verbo es heißen, y no es reflexivo, es decir, el “me” de me llamo no aparece por ninguna parte.

A poco que hayas estudiado alemán, sabrás que el verbo llamar no tiene nada que ver con “heißen”. De hecho, en alemán no hay un verbo que tenga todos los significados que tiene “llamar”, o por decirlo de otra forma, hay muchos verbos que significan “llamar”. Si miras en cualquier diccionario, alucinarás con la cantidad de ejemplos con “llamar” y en cada caso el alemán utiliza un verbo diferente.

¿qué te quiero decir con esto?

Que no estudies (1) “heißen = llamarse”, o, que si lo estudias así, estudies también (2) “ich heiße …. = me llamo ….. “.

Como ves, aquí ya tienes dos opciones para “estudiar”: Pero si estudias vocabulario al modo tradicional, estudia tanto el verbo aislado (1) como una frase significativa (2) que te sirva de ejemplo. En el caso de llamarse, la frase es obvia (tu nombre).

¿Da igual estudiar (1) que (2)?

Pues no, no es lo mismo. Porque en el momento en que empiezas a estudiar frases, empiezas a enseñarle a tu cerebro el ritmo y la sintaxis del alemán. Tu cerebro tiene las categorías suficientes para deducir el significado de cada término, no te preocupes por estudiar “verbos”.

Hay gente más visual que otra, hay gente que necesita ver escrita una palabra, y si no, le cuesta recordarla. Pero los idiomas son, en primer lugar, habla. Por eso es importante que cuando estudies, lo hagas en voz alta, (aunque sea hablando “para adentro”). Y cuando aprendas palabras o frases nuevas, procura siempre tener un modelo nativo. Por otra parte, aprender palabras sueltas es más complicado que aprender frases.

Aprender la pronunciación de una palabra nueva ahora es muy fácil, si usas internet. Por ejemplo el diccionario Pons, mi favorito, te ofrece todas las frases y acepciones con su audio correspondiente. Y para los nombres propios puedes acudir a Forvo, la mayoría de los nombres propios, ciudades, apellidos, etc. pueden consultarse allí.

De todos modos, buscar en el diccionario no es la mejor manera de aprender vocabulario. Una cosa es buscar una palabra concreta, y aún así si el diccionario no es muy bueno el riesgo de errar es grande. Si te falta una palabra, lo mejor es preguntar a alguien que domine las dos lenguas, no hace falta que sea traductor. Pero no le pidas que te diga la traducción de una palabra suelta: dile la frase entera y pídele la palabra. Puede que ni exista.

pero aún hay más

Fíjate en la “mejor traducción”, que te puse al principio.

…. und wie heißt du? no “es” ¿cómo te llamas?, ni tampoco ¿como te llamas tú?. La segunda suena totalmente raro, en español no usamos los pronombres personales como en alemán. Intenta imaginar una situación en la que digas ¿cómo te llamas tú? y la escena que compongas será realmente complicada. Pero tampoco dices: me llamo …. y ¿cómo te llamas? ¿Qué hacemos en español? Pues eso, metemos el “tú” separado, para mantener el intercambio yo<–>tú, y luego ya construimos la frase interrogativa.

¿cuál es la lección más importante del ¿wie heißt du?

Que en alemán, SIEMPRE tenemos que poner el sujeto del verbo. En español podemos decir ¿cómo te llamas?, en alemán tiene que aparecer el DU por narices.

Mein Name ist …..

Igual has aprendido lo de “Mein Name ist ….. ” Olvídalo …. al menos de momento. Sólo lo utilizamos para especificar, y para colmo, el sustantivo Name es de lo más ambiguo en alemán. Porque puede ser el nombre completo, puede ser sólo el nombre, y puede ser sólo el apellido.

Si quieres decir, me llamo María García Pérez, simplemente di: Ich heiße María García Pérez, o sólo María García.

Porque los alemanes sólo usan un apellido, y con nuestros dos apellidos se lían, piensan que es un apellido compuesto, o alguno incluso piensa que el primero es el apellido de la madre, y por tanto el principal es el segundo.

Cuando tengas que rellenar un formulario, fíjate en lo que te piden: Si Vorname y Name, entonces Name es el apellido. Si Name y Familienname, entonces Name es el nombre. A veces ponen Namen, en plural, porque la gente puede tener dos o más nombres. Familienname o Name siempre suele ir en singular, porque en Alemania sólo tienen uno.

En muchos formularios aparece también el apellido de soltero/a: Geb.-Name, o Geburtsname. Porque desde hace ya muchos años, al casarse la pareja puede elegir el apellido (común) del matrimonio: el del marido o el de la mujer. O incluso uno compuesto, por los dos. Eso en Alemania. En Suiza es un poco distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s