wohnen – leben

En esta entrada voy a seguir centrándome en la utilidad que tiene la traducción para «comprender» la lengua cuando la aprendes de adulto. La diferencia entre aprender una lengua de adulto y aprenderla de niño (Kind, para entendernos) es que los niños aprenden con el uso y las repeticiones, mientras que los adultos muchas veces no usamos suficientemente la lengua, y por tanto repetimos mucho menos. A cambio, podemos aprender, con buenas técnicas de estudio, mucho más en un período mucho más corto.

Voy a seguir centrándome en esta entrada en los verbos, aunque no te asustes, iré comentando también otros elementos que no son verbos en próximas entradas. En concreto me voy a centrar en dos de los primeros verbos que se suelen aprender cuando se estudia alemán: wohnen y leben, que en principio se suelen traducir ambos por «vivir». Para comprender la principal diferencia entre ambos, siempre les he dicho a mis alumnos que piensen en los sustantivos que se corresponden con ellos:

  • el sustantivo que se corresponde con wohnen es DIE WOHNUNG (la vivienda)
  • el sustantivo que se corresponde con leben es DAS LEBEN (la vida)

Si ya tienes conocimientos de alemán, estas dos distinciones deberían ya ser suficientes para entender la diferencia entre ambos, y si tuvieras alguna duda, te recomiendo buscar cualquier texto en el que se hable de personas (biografías, novelas, revistas de sociedad, etc.) y marques las frases en que aparece alguno de los dos verbos, y copies unas cuantas frases.

NO LAS TRADUZCAS, no te estoy proponiendo un ejercicio de traducción. Te estoy proponiendo que les dediques tu atención. Que las entiendas. Si te falta alguna palabra, intenta adivinarla, y luego búscala. Si no la adivinaste, intenta entender por qué no. ¿No te fijaste suficientemente en el contexto? ¿O es que el texto es estrambótico y descontextualizado?

Por el contrario, si acabas de empezar a estudiar alemán, entonces te sugiero algunos ejercicios para «estudiar» estos verbos, y de paso ampliar tu vocabulario, si quieres.

Wer wohnt wo?

Esta es una forma muy habitual en Alemania para formular preguntas. Tómala como título de tu ejercicio. Y a continuación, haz una lista de dónde (en qué ciudad) viven tus padres, tus hermanos, tus sobrinos, tu amigo Pepito, tu tía Paquita, etc. Si te atreves, mejor dicho, si tienes claro cómo usarlos correctamente, mete algún adverbio como auch, nicht, auch nicht.

  • Ich wohne in Valencia
  • Mein Bruder und seine Söhne wohnen auch in Valencia
  • Auch meine Mutter wohnt in Valencia
  • Meine Schwester T. wohnt bei Barcelona
  • Meine Schwester G. wohnt in Lahnau, sie lebt in Deutschland.
  • Meine Freundin M. wohnt in Zaragoza

Esta es mi propuesta en caso de que acabes de empezar a aprender/estudiar alemán. Si no, tómalo como ejemplo para practicar esos verbos que se te resisten. Si practicar en la mayoría de los deportes tiene que ver con repetir, cuando aprendes un idioma, también. Si para ti es importante aprender a escribir correctamente, tienes que practicar también este tipo de textos (variaciones sobre un mismo tema, que diríamos en música).

Es decir, para practicar un verbo, utiliza una frase correcta (tomada de donde quieras) y que entiendas, y ve sustituyendo el sujeto, o el objeto, o ambos. Tampoco es necesario que lo hagas por escrito, incluso puedes hacerlo oral, en voz alta, o grabándote. El hecho de escribir o de decirlo en voz alta ya es una forma de estudiar: estás entrenando a tu cerebro alimentándolo con estructuras lingüísticas alemanas. Mi consejo: escríbelo, léelo en voz alta y grábalo. Si no eres principiante, decide cuáles son las frases que más te interesa «aprender».

Claro que no puedes hacer este tipo de ejercicios con cuantos verbos vayas aprendiendo (en clase, por tu cuenta, etc.). Pero cuando te tropieces con dos verbos como estos, que en español se traducen igual, tienes que practicar mucho para que luego ya no dudes.

Wer lebt wo? Wer lebte wann?

Cuándo preguntamos Wo lebt Peter? no estamos preguntando en qué ciudad vive. Nos referimos a qué país, es decir, dónde reside, dónde trabaja, dónde estudia, dónde duerme, etc … en resumen: por su vida.

Cuidado con los sinónimos

El hecho de que un mismo verbo en español tenga dos equivalentes en alemán, como en este caso LEBEN y WOHNEN para vivir no debe hacerte pensar que son sinónimos perfectos.

Wohnen es vivir, pero también se puede traducir por habitar, de hecho, los habitantes son los Einwohner. Los que comparten piso contigo son los Mitbewohner, y un «piso compartido» en alemán es una comunidad de convivientes, es decir, una Wohngemeinschaft, o WG (se dice WeGe). La oficina del padrón se llama a veces también Einwohnermeldeamt, otras veces se comen la mitad del término y lo llaman simplemente Meldeamt.

Leben es vivir, estar vivo, es decir, no estar muerto. Y así como en español solemos decir que «mi padre ya murió», en alemán decimos «mein Vater lebt nicht mehr». Una de las palabras compuestas más populares con Leben es Lebenslauf, que en español llamamos por su nombre latino, curriculum vitae.

La próxima entrada ya no la dedicaré a los verbos, Ehrenwort! Aunque siempre volveré sobre ellos, por supuesto. Y por supuesto, también, para cualquier duda o pregunta que tengas, puedes contactarme.

Kommentare sind willkommen! Ich freue mich, darauf und darüber! Auf deinen Kommentar, und über deinen Kommentar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s